Clubes de ciencia: La revolución científica que Colombia necesita

Author: Anónimo (no verificado) Fecha:Marzo 25, 2018 / Etiquetas: Clubes de Ciencia, Juventud
Clubes de Ciencia

Si usted no se ha enterado de este proyecto, deje las noticias sobre política un momento y mire cómo es que este país puede cambiar de verdad. En 2015, un grupo de científicos colombianos que hacían su doctorado en Harvard y el Massachusetts Institute of Technology (MIT), decidieron abrir clubes de ciencia en 18 municipios de Colombia.

¿Qué es un club de ciencia? Se trata de un espacio donde niños y jóvenes se reúnen con los más prometedores investigadores profesionales de Colombia. No suena a gran cosa, pero el impacto que generan estos espacios contradice esa impresión: la ciencia de bata y laboratorio se pone los guantes, deja la preocupación por las publicaciones indexadas y baja al mundo real. Los científicos vuelven a sus municipios, donde reintegran el conocimiento que han adquirido a las comunidades y se vuelven una inspiración para sus jóvenes paisanos, que ven con sus propios ojos que el dinero fácil no es la única vida posible. Todos descubren, para su propia sorpresa, talentos intelectuales que desconocían.

Detrás de los clubes de ciencia no hay una iniciativa, sino una revolución. Esta idea llegó a Colombia adaptando un modelo mexicano que ya tiene otros ejemplos en América Latina, en países como Bolivia. En 2016, de 18 clubes, pasaron a 66 y los instructores y docentes colombianos esperan crecer mucho más, sin comprometer la calidad de los lugares que ya existen.

Los clubes de ciencia representan algo que está ausente de toda política sobre ciencia, puesto que no se trata de inflar los numeros de doctorados o publicaciones o inversión en ciencia y tecnología. Por el contrario, son una forma de garantizar que la ciencia y sus beneficios lleguen a quienes más tienen que ganar con una educación de calidad y una perspectiva de vida distinta. Por su visión y su capacidad revolucionaria, los Clubes de Ciencia, sus instructores y los niños y jóvenes que inspiran, son todos Fórmulas de Cambio.

ALIADOS