Es mentira, el fin del mundo no está próximo

Author: Anónimo (no verificado) Fecha:Mayo 10, 2018 / Etiquetas: ecología, medioambiente, Medio Ambiente, recomendado, Mario Víctor Vázquez
fin del mundo caricatura

Por Mario Víctor Vázquez

Seamos sinceros, el mundo así como lo conocemos, popularmente llamado en el vecindario como “Planeta Azul” no se va a acabar. Al menos no por nuestra culpa. Resulta un acto de vanidad increíble considerar que seríamos capaces de alterar algo que está ahí juicioso en el sistema solar desde hace miles de millones de años. Ni un meteorito como el que cayó en Siberia en 1908, ni los terremotos o tsunamis más violentos, ni las erupciones de los volcanes, nada ha podido acabar con nuestra casa, solo cambiarle un poco la fachada. Con el tiempo han cambiado el clima y la geografía, han desaparecido especies, han aparecido otras, pero ella ha seguido como si nada su paseo alrededor del sol.

Debemos tranquilizarnos, aunque dos presidentes con vistosos peinados se pusieran a jugar al hundido con misiles de verdad, nada ocurriría. Ni la epidemia de reggaetón ha podido alterar el curso de nuestra Tierra. Esto solo ocurrirá dentro de otros miles de millones de años, cuando nuestro sol comience a quedar sin su hidrógeno de combustible, todo se quemará, todo se acabará (incluso estas columnas de opinión).

Entonces, si no es para tanto, ¿por qué hay personas como los ambientalistas, los ecologistas, los biólogos, los “verdes” (sin alusiones deportivas), que viven preocupados y alarmados porque no cuidamos el ambiente? ¿Por qué quieren evitar que otras especies corran la misma suerte que el Raphus cucullatus (que no es una banda de heavy sino el pájaro dodo)? ¿Lo hacen de pintorescos que son? ¿Se preocupan por la reproducción sexual de los pandas porque son peluditos y bonitos (los pandas)? ¿Por qué están pendientes del calentamiento global, de la deforestación, de la contaminación? ¿Será que lo hacen de idealistas que son? Si total, el fin del mundo no está cerca…

Efectivamente, la Tierra no se va a acabar si la temperatura del mar aumenta unas décimas de grado o si se deforesta una selva para construir una carretera o una represa, pero lo que ellos nos están queriendo decir es que si seguimos en este camino lo que se va a acabar es la humanidad, es decir todos nosotros. Nos creemos seres superiores pero en este cuento vamos a terminar igual que el Tiranosaurio Rex, que aun con cara de malo y mal genio nada pudo hacer.

El rótulo de idealistas a la larga ha sido contraproducente porque nos hace pensar que se trata de un conjunto de hippies que predican paz y amor mientras comen quinua hasta con fríjoles. ¿Qué tal si los consideramos a todos esos profesionales como verdaderos humanistas del siglo XXI? Así tal vez nos pellizquemos y veamos que la cosa va con nosotros. No pensemos en el fin del mundo, somos nosotros que estamos más cerca de nuestro final si no cambiamos nuestros hábitos. Claro que reflexionando sobre cómo manejamos la basura en nuestra casa, cómo nos comportamos dentro de un medio de transporte, cómo respetamos un simple pare o un semáforo, tal vez haya más chance de resucitar al pájaro dodo que de una humanidad responsable.

Si no cambiamos, creo que deberíamos tener en cuenta lo que plantea esa obra maestra de la música universal y encaminarnos despacito a nuestro final.

 

Ilustraciones de Saga Uno para Todo es Ciencia.

Las opiniones de los colaboradores no representan una postura institucional de Colciencias. Con este espacio, Todo es Ciencia busca crear un diálogo para construir un mejor país.

ALIADOS