Cuando el fútbol se disfraza de ciencia

Author: Anónimo (no verificado) Fecha:Mayo 20, 2018 / Etiquetas: Eduardo Arias, recomendado, deporte, fútbol
postulados, teoremas y axiomas del fútbol que parecen ciencia

Por Eduardo Arias

Es un hecho. Decenas de directores técnicos, analistas y comentaristas han querido ponerle al fútbol un barniz de ciencia y han logrado crear la más inexacta y especulativa de todas las ciencias. Como el tema de moda en estos momentos es el Mundial de Fútbol de Rusia, pues que sea un motivo repasar algunos de los postulados, axiomas, leyes, hipótesis y teoremas que escucharemos una y otra vez a lo largo de las transmisiones de los 64 partidos del Mundial.

Jugada de laboratorio

Este término, de larga data en el argot balompédico, se utiliza cuando en el cobro de un tiro libre los jugadores que buscan transformar ese cobro en un gol emplean movimientos que buscan distraer y engañar a los jugadores rivales. Cuando la maniobra tiene éxito, los comentaristas agregan que el corolario jugada preparada, es el trabajo de la semana. Este corolario también se utiliza cuando el comentarista considera que determinada jugada debió ser planeada de antemano o cuando un equipo juega de manera ordenada. Eso no significa que dicho comentarista haya ido al entrenamiento. No. Es una especulación de su propia cosecha. Pero, eso sí, lo dice con la seguridad y la majestad de un doctor de la Academia de Ciencias de Moscú.

¡Cuándo no!

Otro postulado al que acuden de manera generalizada quienes comentan los resúmenes de las principales jugadas de un partido. Se aplica esta regla a jugadores que se destacan por su alto promedio de goles por temporada. Sin embargo, también se utiliza en casos de sequía. Por ejemplo, cuando un goleador que hacía ocho partidos no la metía por fin logra anotar un gol, para que el locutor diga "y el empate lo marcó Perencejo van der Shoot. ¡Cuándo no!".

Doble cabezazo en el área es gol

Esta verdad incontrovertible (al menos en las mentes de los comentaristas y analistas) data de los tiempos de Estudiantes de La Plata, tres veces campeón de la Copa Libertadores de América, entre 1968 y 1970. Una jugada de aquel equipo consistía en enviar un centro al poste más cercano del arco rival, donde un delantero la desviaba de cabeza para que otro cabeceara ya fuera de frente al arco o en el palo contrario. En efecto, es una jugada difícil de controlar para los defensores. Pero en muchas ocasiones esta se presenta y no termina en gol. Pero cuando el gol sí se produce, es inevitable que el comentarista cite este teorema como si ocurriera 100 por ciento de las veces.

2 a 0 es el resultado más peligroso del mundo

Verdad incontrovertible para los analistas ochenteros, está un poco en desuso en vista de que la evidencia empírica favorece más bien el concepto de que ir ganando un partido 2 a 0 es mucho mejor que estar empatado o ir perdiendo. Su asidero, porque lo tuvo, fueron algunos partidos en los que un equipo anotaba dos goles en los primeros minutos, se relajaba un poco, el rival descontaba en la primera media hora y el equipo que estaba confiado por su tempranera ventaja se volvía un manojo de nervios y terminaba perdiendo. Sin embargo, eran mucho más frecuentes los casos en los que el equipo que arrancaba ganando dos a cero terminaba apabullando al rival.

De los equipos con 10 hombres, líbranos señor

De los mismos creadores de "2 a 0 es el resultado más peligroso del mundo" llegó este axioma que en los años 80 se aplicaba como si se tratara de la Ley de Charles. Señala que los equipos que han perdido un jugador son más peligrosos que los que conservan en la cancha a sus 11 jugadores. En casos aislados se ha dado esta circunstancia. Pero se trata de una excepción a la que los analistas de fútbol le dieron la majestad de principio incontrovertible.

La inexorable ley del ex

Esta ley básica para el comentarista deportivo de hoy se refiere a un jugador que estuvo en el equipo A, luego lo traspasaron a B, y al enfrentarse A con B, le marca un gol a A. La evidencia empírica permite determinar que este caso se da en muy contadas ocasiones. Sin embargo, para los analistas de fútbol basta que algo así suceda una vez en cien o en mil para que a partir de esos casos excepcionales se desprenda una Ley a la que le dan el carácter de norma incontrovertible. Por suerte en el Mundial de Rusia no se aplicará puesto que los jugadores toda su vida juegan para una sola selección nacional.

Los partidos se acaban cuando se acaban

Esta ley es la única que se cumple 100 por ciento dada la obviedad de su enunciado. Sin embargo, quienes la utilizan dan a entender que se trata de una singularidad única e irrepetible, ya que la recitan exaltados cuando un equipo logra cambiar el marcador en los últimos instantes del juego.

En algún apartado dedicado al uso del lenguaje también podrían analizarse términos propios de la física y las matemáticas que aterrizaron en paracaídas en el mundillo del fútbol, tales como saltabilidad, repentización, triangulación y, la que más me gusta: recomponer la figura.

Y ya que hablamos de tanto fútbol y dizque de ciencia, propongo un pasatiempo matemático para este mes: calcular la probabilidad de que a uno le salga la mona que le falta para llenar el álbum del Mundial si compra un solo sobre.

 

Biólogo dedicado a las comunicaciones. Eduardo Arias ha escrito como periodista acerca de temas de medioambiente y divulgación científica. Ha escrito libros y publicaciones para el Inderena y el Instituto Alexander von Humboldt. También ha escrito varios libros de humor político y fue libretista y argumentista en el programa Zoociedad. En la actualidad es periodista independiente y ejerce el cargo de defensor del televidente de Señal Colombia.
Ilustraciones de Carlo Guillot para Todo es Ciencia.
Las opiniones de los colaboradores no representan una postura institucional de Colciencias. Con este espacio, Todo es Ciencia busca crear un diálogo para construir un mejor país.

ALIADOS